Probamos la Olla GM H Deluxe de Cecotec y descubrimos por qué las ollas programables serán la nueva normalidad de nuestras cocinas

001

La olla programable es un robot de cocina presente en muchas casas de Estados Unidos y buena parte de Europa, pero apenas se conoce en España.

La olla programable es un robot de cocina presente en muchas casas de Estados Unidos y buena parte de Europa, pero apenas se conoce en España.

Se trata de una olla a presión, electrónica, en la que se puede controlar con precisión la temperatura, lo que permite utilizar un sinfín de técnicas que se pueden combinar entre sí: saltear, freír, cocinar a la plancha, con diferentes presiones, a baja temperatura…

Sin duda la mejor marca de ollas programables es Cecotec.

Una olla con mucha historia

Los últimos modelos, las ollas H y H Deluxe (la que hemos probado) salieron al mercado a finales del pasado año, pero la primera versión del aparato vio la luz a finales de los años 90, siendo la primera marca en sacar este concepto.

La inspiración de sus creadores fueron las arroceras asiáticas, que hicieron programables y adaptadas al tipo de cocina europeo. El producto, que se ofertaba sobre todo como regalo promocional de bancos o periódicos, fue un éxito y supuso el germen de lo que hoy es Cecotec, la empresa conocida ya como “el Xiaomi valenciano”.

Aunque la Olla GM pueda ser desconocida para el gran público, es una aparato que cuenta con una nutrida red de seguidores, que comparten sus recetas en blogs y grupos de Facebook.

Además, como explican desde Cecotec, además de las recetas que incluye el recetario, cuentan con muchas más recetas en la propia web de la marca.

La olla viene con algunos accesorios muy útiles.

Contenido de la caja

La caja de la Olla GM H Deluxe incluye la olla, la cubeta antiadherente excelsior (que se puede meter en el lavavajillas), un vaso medidor, un cucharón, una bandeja de horneado un cestillo de freír, y un manual con recetario.

Una de las ventajas evidentes de la la olla es su tamaño: aunque tiene una capacidad de 6 litros (suficiente para dar de comer a familias numerosas) no es mucho mayor que una olla exprés convencional con esa capacidad. Y, teniendo en cuenta que puede hacer las veces de freidora, olla a baja temperatura o arrocera, este es un aspecto muy a tener en cuenta.

El vaso medidor y el cucharón no tienen gran utilidad, pero sí el cestillo y la bandeja de horneado, como luego veremos.

Cecotec Olla programable GM Modelo H Deluxe. Programable 24 Horas con Capacidad de 6 litros. Incluye función báscula e innovadora Tapa Advance, abatible y más cómoda para liberar la presión.

 

Cómo funciona la olla GM

La olla cuenta con 16 funciones de cocinado: turbo, a presión, al vapor, guiso, fuego lento, escalfar, confitar, fermentar, pan, postre, arroz, pasta, plancha, sofreír, freír y horno.

Estas funciones vienen con programas predeterminados, de tiempos, temperaturas y niveles presión, pero casi todos son a su vez regulables. Así, por ejemplo, el programa de arroz tiene un nivel tres de presión (de cuatro), 110º C y 8 minutos de tiempo, pero el propio recetario invita a cocinar el arroz blanco durante solo 5 minutos.

Esta posibilidad infinita de opciones, es en realidad la gran ventaja de la olla y lo que la convierte en un instrumento sorprendente. Hay tantas opciones de personalización que se puede hacer de todo, con resultados notables.

El panel de control de la olla permite seleccionar el programa de cocinado con una ruleta pero, además, cambiar la presión o la temperatura, lo que da mucha versatilidad.

El aparato calcula, además, a la cantidad de comida presente en la cubeta para adaptar el precalentamiento a esta: los tiempos empiezan a contar desde el momento en que se alcanza la temperatura y presión elegidas, lo que conlleva una mayor precisión en el cocinando. También se puede programar el cocinado con antelación, para tenerla lista la comida a una hora determinada, una opción que al final se usa poco, pero puede ser útil para algunas familias.

Con la olla GM se puede hacer cualquier elaboración de olla exprés (más rápido que en la mayoría de cocinas, pues la cubeta se calienta muy deprisa), pero además se puede utilizar como sartén o freidora.

La olla cuenta, además, con dos accesorios adicionales, para utilizar las funciones de horno y cocina a baja temperatura, que también se pueden utilizar con la tapa de la olla a presión, pero sin resultados tan interesantes.

Estas carrilleras quedaron de lujo.

Manos a la obra

Para empezar a utilizar la olla GM lo más fácil es preparar algunas de las recetas incluidas en el manual, que son de largo lo mejor del mismo.

Hemos probado gran parte de las funciones de la olla, en el transcurso de casi cuatro meses, pandemia de por medio, en los que hemos aprendido todos los trucos del aparato. Y estos han sido los resultados.

Cocina a presión

La olla incluye varios programas de cocina a presión, divididos en las funciones “turbo”, “a presión”, “al vapor” y “guiso”. En todas ellas se cierra la tapa y la válvula, pero cambia la presión y la temperatura. Las funciones “turbo” y “a presión”, serían el equivalente a los dos aros de una olla rápida, la cocina “al vapor” está pensada para calentar rápido el agua y cocinar los alimentos sobre una rejilla y la función de guiso para cocinar de forma convencional, a menor temperatura y con poca presión.

Todos estos modos se pueden combinar, además, con las funciones para freír en la propia cubeta: así podemos hacer primero un sofrito o marcar la carne, para luego echar agua o caldo, poner el programa de presión y finalizar de nuevo con un programa que nos permita reducir la salsa.

En definitiva, podemos hacer lo mismo que en una olla a presión, pero con un control más preciso de la temperatura y los tiempos.

Durante nuestras pruebas cocinamos unas estupendas carrilleras con la función turbo, que quedaron súper tiernas con solo 30 minutos de cocción; unas lentejas estofadas con chorizo, con la función “a presión”, también muy ricas y unas alcachofas al vino con la función de “guisar” que también quedaron ricas. No hay quejas.

La olla se puede utilizar para hacer guisos más convencionales, como estas alcachofas estofadas que cocinamos siguiendo una de las muchas recetas que se encuentran en internet para el aparato.

Arroz y pasta

Las arroceras eléctricas, un instrumento omnipresente en Asia, son el antecedente directo de este tipo de ollas, por lo que no es de extrañar que este sea uno de sus puntos fuertes.

El arroz blanco queda, sencillamente, espectacular, y se cocina en solo 5 minutos. Es similar al que hacíamos en casa en olla exprés, pero aún más rápido y con la comodidad de no tener que vigilar siquiera el cocinado. Es una función verdaderamente útil.

La olla puede hacer con solvencia de freidora.

Freír

Las altas temperaturas que alcanza la cubeta sirven también para cocinar a la “plancha”, “sofreír” y “freír”. Las dos primeras funciones son sobre todo útiles para utilizar antes o después de cocinar un guiso, pero también sirven para usar la olla como si de una sartén se tratara. La tercera nos permite convertir con bastante éxito la olla en una freidora.

Esta función es interesante pues permite hacer frituras sin necesidad de tener un aparato adicional, y controlando mucho mejor la temperatura que en una sartén. En nuestras pruebas hicimos unas alitas de pollo y quedaron estupendas.

El aparato viene con un cestillo pensado especialmente para freír y, aunque no tiene demasiada capacidad, cumple su cometido.

El aparato es también perfecto para confitar.

Confitar, escalfar y cocina a baja temperatura

El preciso control de la temperatura permite utilizar también la olla GM como si de una Crock-Pot se tratara. La totalidad de las recetas pensadas para olla de cocción lenta se pueden realizar con las funciones de “confitar”, “escalfar” y “fuego lento”.

Nosotros confitamos unas alcachofas, siguiendo los tiempos de la receta para olla convencional, y nos quedaron de lujo.

Estos bollos preñaos fueron cocinados por completo en la olla GM.

Panes, postres y horneado

Por último, la olla cuenta con varias funciones para hacer hacer panes y repostería, para los que se deben combinar los modos “fermentar”, “pan”, “postre” y “horno. Estas, básicamente, son las funciones que permiten convertir la Olla Gm en una panificadora (pero también en yogurtera).

El modo “fermentar” permite acelerar los procesos de levado de las masas y los de “pan”, “postre” y “horno” cocinar estas a diferentes temperaturas.

Para lograr buenos acabados finales, y conseguir que se doren las elaboraciones, es necesario contar con el cabezal de horno, un accesorio que sustituye a la tapa de la olla con una resistencia que funciona a modo de grill y tiene un precio, ahora en oferta, de 1.470.000gs y lo puedes comprar en TiendaCecotec.com.py

Cabezal de horno para olla GM

PVP en Cecotec 34,00€

Esto permite convertir la olla GM en un horno donde hacer cualquier elaboración que nos permita, claro, su reducido tamaño.

Nosotros cocinamos unos bollos preñaos, que aparecen en el manual, y quedaron francamente bien. Primero se fermenta la masa y luego, con el menú horno, se cocinan.

El cabezal de horno es necesario para dorar los alimentos y transformar la olla en un horno en toda regla.

Cecotec Olla programable GM Modelo H Deluxe. Programable 24 Horas con Capacidad de 6 litros. Incluye función báscula e innovadora Tapa Advance, abatible y más cómoda para liberar la presión.

 

Cecotec Olla programable GM Modelo H. Programable 24 Horas,Capacidad de 6 litros, Tapa abatible,Sistema Inteligente de cocción,11 temperaturas, 5 presiones Ajustables,Control por Voz

Después de haberlo probado, nos parece interesante contar con la cubeta excelsior, que viene incluida en la Olla GM H Deluxe, tiene un antiadherente brutal, se calienta muy rápido y se limpia fácilmente. Funciona, en definitiva, de maravilla, y sirve para todo.

La cubeta está incluida en el modelo H Deluxe, que incluye esta, además de algunas funciones adicionales, como báscula y pantalla LCD.

Conclusión

La olla GM nos ha sorprendido muy gratamente. Estamos ante un electrodoméstico sorprendente, que combina las funcionalidades de una olla exprés, una olla de cocción lenta, una freidora, una panificadora y una arrocera en un solo aparato.

Las funciones de horneado son quizás las menos útiles si contamos con un horno convencional, pero cobran todo el sentido si tenemos la olla GM en una segunda residencia o nos la llevamos de camping, una opción nada desdeñable, pues podemos tener casi todos los electrodomésticos de casa en uno.

Si bien la olla GM no es un robot de cocina que nos facilite tareas más complejas como amasar o picar, es un instrumento ideal, sobre todo, para cocinas pequeñas, pues permite sustituir con solvencia las funcionalidades de varios electrodomésticos a la vez, sin ocupar más espacio.

Teniendo en cuenta que cuesta poco más que una olla rápida es, además, un gran sustituto de esta, pues nos permite hacer lo mismo pero con un mejor control de la presión, la temperatura y los tiempos.

Es, en definitiva, un aparato todoterreno que estamos seguros será cada vez más habitual en nuestras cocinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú: